Reportajes

El cáñamo un cultivo con gran proyección de futuro

16-03-2022 Cooperativas Agro-alimentarias

Cooperativas Agro-alimentarias de España en el marco del proyecto europeo COOPID sobre bioeconomía, que se está desarrollando bajo su coordinación, organizó el 15 de marzo una jornada online sobre “Cáñamo industrial, oportunidad de diversificación para las cooperativas”. Más de 90 asistentes pudieron conocer cómo el cáñamo industrial puede suponer una oportunidad de diversificación de cultivo.

Fomentar la transición hacia una bioeconomía sostenible es una parte fundamental de la estrategia europea ante los acuciantes retos socioeconómicos y medioambientales mundiales. Gabriel Trenzado, coordinador de los servicios técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias destacó en la inauguración que la cooperación es un factor clave para la implantación de la bioeconomía en el sector primario de la UE. Por ello, las cooperativas deben tener un papel estratégico en el despliegue de modelos empresariales innovadores en este marco, integrando eficazmente a los productores primarios, revitalizando las zonas rurales y garantizando las economías de escala mínimas necesarias para el establecimiento de determinadas cadenas de valor. Respecto al cáñamo destacó su evolución en España, la superficie dedicada al cultivo se ha multiplicado por ocho desde 2016 y ha pasado de 61 a 510 hectáreas, según los datos de 2020 del FEGA, frente a las 17.000 hectáreas en Francia, mayor productor europeo.

Susana Rivera, técnica del departamento de Sostenibilidad, Calidad e Innovación de Cooperativas Agro-alimentarias de España destacó que para incrementar la participación del sector primario en la bioeconomía hay que fomentar la cooperación y la transferencia de conocimientos. Así, subrayó que las cooperativas maximizan los beneficios económicos de sus socios, hacen que su modelo de negocio sea más sostenible, catalizan la innovación y permiten que la bioeconomía se desarrolle en la comunidad local. El proyecto europeo COOPID pretende impulsar estos aspectos a través del conocimiento práctico y la difusión de 10 casos de éxito alrededor de la bioeconomía circular a los productores primarios europeos.

A continuación, Fernando Mosquera, jefe de área de cultivos industriales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, señaló que existe un interés creciente por el cultivo del cáñamo, lo que ha provocado una gran cantidad de consultas sobre el mismo. Expuso la normativa existente y los requisitos que se deben cumplir para la producción de semillas.

Tras el MAPA, fue el turno de la Guardia Civil, Raúl Cabello teniente de la Unidad Técnica de la Policía Judicial, habló sobre la prevención de prácticas ilegales en el cultivo del cáñamo, destacó que en el cultivo industrial la condición es que no se utilice el cogollo, y que solo se empleen tallos, hojas y semillas para la obtención de fibra pero también productos para alimentación, aceites o proteínas. Destacó que el CBC donde más se encuentra es en el cogollo y que para su utilización como medicina se necesita autorización de la agencia del medicamento.

Uno de los casos que se pudieron conocer fue el de Mollerup Brands, una iniciativa participada por la cooperativa danesa, Danish Agro, con la que han conseguido transformar el cáñamo industrial en una gran variedad de productos circulares rentables, entre ellos el desarrollo de productos alimentarios no cárnicos. Para conocer esta experiencia y como podría replicarse en España, participaron en la jornada las embajadoras del proyecto COOPID, Anna Sanz de la cooperativa catalana Conca de la Tordera, y Yolanda Martínez y Ruth Blanco de la cooperativa gallega Donna di Campo. Durante sus intervenciones comentaron la necesidad de actualizar variedades que se adapten mejor a las condiciones de nuestros suelos, y facilitar los tramites burocráticos. Sobre este mismo tema, Demetrio Bedriñana, técnico de AGACA destacó que este cultivo tiene un gran potencial por su valor proteico, como alternativo y sostenible, ya que favorece al suelo y no se emplean pesticidas.

En la mesa redonda para analizar la situación y perspectivas del cáñamo industrial en España, moderaron Maya Hernando e Irene Paredes de Innovarum.

José Luis Llerena, director de CTAEX expuso los objetivos del Polo Tecnológico del cáñamo, en el que participan muchas empresas, y como han aplicado nuevas tecnologías al cultivo y al desarrollo de métodos de extracción. A continuación, María Pérez, técnica de análisis físico-químicos, realizó una detallada presentación sobre la analítica y los resultados que obtienen en CTAEX.

La investigación y la proyección del cultivo fue el tema que abordó Rubén Valenzuela, fundador del Cannabis HUB y CTO Valenveras. Destacó que el cáñamo es un super alimento por su alto valor proteico de un 33%, sus 21 aminoácidos esenciales y porque es un producto sin gluten ni OGM, pero también por las posibilidades que presenta para la industria textil, la cosmética, como sustitutivo de plásticos o para la construcción de aglomerados. Precisamente para conocer las posibilidades en la construcción participó en la jornada Santiago Pastor de Modular Home, que señaló como características más destacables del cáñamo que es un material ligero, flexible, excelente aislante, reciclable y de gran durabilidad. Un biomaterial que además tiene huella de carbono negativa y que es una apuesta de su empresa por la sostenibilidad.

Además del nutrido debate mantenido con los asistentes durante toda la jornada, hubo la oportunidad de intereccionar también virtualmente con el público en diferentes monmentos de la jornada. Así, ante la pregunta de su interés sobre introducir cáñamo industrial en su explotación a corto-medio plazo, las respuestas se acercaron al 85%. Respecto a las barreras, en un 70% se consideró que son principalmente regulatorias. La proteína para alimentación humana incorporada en productos sustitutivos de la carne , seguida, con menos peso, del uso medicinal, la proteína para alimentación animal y los materiales para construcción fueron los productos que se vieron con más interés para ser obtenidos a partir del cáñamo industrial. Por último, con un 65% se valoró la factilidad de trasladar el modelo de Mollerup Brands a nuestras cooperativas en España.

Clausuró la jornada Natalia Villalobos, de la Subdirección General de Innovación y Digitalización del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, destacó que hay retos pendientes en el cultivo en lo relativo a su trasformación y que es necesario orientar la innovación hacia las necesidades y oportunidades de los agricultores y ganaderos.