Reportajes

El papel de la mujer en el sector agrario cooperativo, eje del intercambio de conocimientos y buenas prácticas entre España y Suecia

20-09-2022 Cooperativas Agro-alimentarias

Una delegación de mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias realizó la semana pasada un intercambio de conocimientos y buenas prácticas con LRF, la organización representativa del cooperativismo sueco. Además de conocer la realidad y el día a día de varias explotaciones y cooperativas de Suecia, el enfoque de género y cómo afrontan la paridad en el sector agrario de ese país, fue uno de los ejes de la visita.

Un grupo de mujeres cooperativistas, formado por presidentas y rectoras de cooperativas de Galicia, Asturias, Aragón, Cataluña, Baleares, Valencia, Murcia, Andalucía, Extremadura, Castilla- La Mancha y Castilla y León, junto con el equipo técnico de Igualdad de Cooperativas Agro-alimentarias de España, tuvieron la oportunidad de participar en una actividad de transferencia de conocimientos y buenas prácticas con cooperativas y organizaciones de Suecia. Esta actividad tuvo lugar del 12 al 16 de septiembre, cuando la delegación española de Cooperativas Agro-alimentarias de España se trasladó a Suecia y bajo un intenso programa de trabajo, se desarrollaron varias reuniones y visitas técnicas en las que, además de conocer e intercambiar experiencias de la realidad agroalimentaria y cooperativa de ambos países, la perspectiva de género tuvo un lugar relevante. “Esta experiencia nos ha permitido conocer sobre el terreno, cuál es el papel que desempeña la mujer agricultora y ganadera en el sector cooperativo agroalimentario de Suecia”, según explica Carmen Martínez, responsable de Igualdad de Cooperativas Agro-alimentarias de España. “Nos permite también conectar con otras realidades y otros modelos liderados por mujeres de otros países de la UE”.

Esta actuación se enmarcada dentro del convenio de colaboración entre el Instituto de las Mujeres del Ministerio de Igualdad y Cooperativas Agro-alimentarias de España, cuyo objetivo es, entre otros, fomentar el liderazgo y la participación de las mujeres en los órganos de gobierno de las cooperativas.

El grupo de mujeres cooperativistas españolas -pertenecientes a los sectores ganadero y lácteo, cereales, hortofrutícola, aceite de oliva y vino- fueron recibidas en Estocolmo por el presidente de la Organización de Agricultores y Cooperativas de Suecia (LRF), Palle Borgström, quien les explicó las características del movimiento cooperativo en Suecia, su dimensión y la importancia que este tipo de asociacionismo tiene en la defensa de los intereses de sus socios y socias.

En la LRF están integradas 25 cooperativas pertenecientes a los sectores de ganadería, cereales, lácteo y silvicultura/bosques, con un fuerte posicionamiento en el mercado y entre las que se encuentran algunas tan importantes a nivel internacional como ARLA, Norra Skog, Norrmejerier o Lantmännen. Las mujeres suponen en torno al 40% de la base social en las cooperativas suecas, y su nivel de participación en los diferentes órganos de decisión es mayor que el que tienen las empresas que cotizan en bolsa (27% frente al 13%), lo que demuestra que el movimiento cooperativo sueco vela por la sostenibilidad social y por la paridad en los puestos de representación.

Suecia es un país avanzado en lo que a la paridad se refiere. Según LRF, “no necesitan que el Estado legisle para promover la igualdad porque está impregnada en la cultura social”. No obstante, un informe elaborado en materia de paridad manifiesta la necesidad de seguir avanzando en estas cuestiones, ya que el porcentaje de mujeres propietarias de bosques sigue siendo escaso, un 38%, lo que ha supuesto que los estatutos de la organización regulen la paridad en porcentajes del 50%. Son conscientes que una organización con una correcta paridad presenta mayores rendimientos financieros, crecimiento y durabilidad.

Visita a las cooperativas Lantmännen y Norra Skog
La delegación española mantuvo una reunión con responsables de la cooperativa Lantmännen, empresa resultado de la fusión de varias cooperativas a principios del año 2000. Bajo el lema “Hacemos prosperar la agricultura”, Lantmännen es una cooperativa líder en los sectores agroalimentario, energético, maquinaria e inmobiliario que opera en 20 países, con mayor presencia en los países del norte de Europa, Alemania y Reino Unido, y cuenta con 19.000 asociados, 10.000 empleados y una facturación de 4.600 millones de euros.

Además de la sostenibilidad medioambiental, entre los objetivos de Lantmännen está alcanzar la sostenibilidad social, y conscientes de la preocupación que les genera el relevo generacional, intentan atraer a jóvenes a la actividad agraria destacando los beneficios que la misma produce tanto a nivel individual como colectivamente. En materia de igualdad, en el Consejo de Administración un 33% son mujeres, un 67% en el Consejo de Asesores, un 15% son presidentas de sus delegaciones regionales y un 33% pertenecen al Grupo de personas expertas en la selección de personas candidatas a los consejos ejecutivos.

La visita a Lantmännen terminó con la intervención de una socia titular de una explotación ganadera, que explicó su misión en la empresa, así como su tarea como representante de distrito de la cooperativa. Un ejemplo más de cómo las mujeres participan tanto en las explotaciones agrarias como en puestos de representación institucional.

Más mujeres como titulares de bosques
Las cooperativistas españolas realizaron también una visita a otra cooperativa sueca de referencia, Norra Skog, que se dedica a la explotación de bosques, madera y transformados, con 27.000 socios distribuidos en 41 regiones. Para esta cooperativa, es muy importante facilitar la propiedad de los bosques a las mujeres, para así contar con más mujeres en los puestos de decisión y de representación. El principio de la sostenibilidad ambiental está presente en todas las fases y apuestan por la innovación, la modernización, los servicios a los socios y la formación, además de trasladar la importancia del cuidado del medioambiente a la población y especialmente a los niños.

En Norra Skog, las mujeres son las titulares de las explotaciones de bosque en un 38%, aunque teniendo en cuenta que en Suecia el 70% de la superficie es bosque, entre sus objetivos está el de facilitar la propiedad de los bosques a más mujeres y apoyar el relevo generacional. Para ello, los estatutos de la cooperativa recogen diferentes tipos de socios, entre los que se encuentra la figura de “familiar del titular de la explotación”, lo que hace que se produzca un mayor contacto de pertenencia.

Otro de sus metas, es conseguir la paridad en 2025 entre las personas elegidas para ocupar puestos: cuenta con 400 miembros, un 37% deberían ser mujeres y hasta ahora la representación femenina está en un 30%; en los consejos regionales debe haber al menos 2 mujeres; y los consejos de selección de personas candidatas deben estar formados por hombres y mujeres. Existe la figura de un experto en igualdad, hombre, que asesora a la dirección y a la presidencia de la organización de cara al cumplimiento de la paridad, como un elemento más de la cultura empresarial y la misión de la organización.

Explotaciones tipo suecas
Posteriormente, la delegación española visitó la explotación de Lotta Folkesson, al norte del país, dedicada al sector de los cereales para su transformación en alimentación animal y en la explotación forestal, donde ocupa a 20 personas profesionales de la silvicultura. Lotta compatibiliza la actividad agrícola con diferentes representaciones institucionales, en la directiva nacional de la LRF y ocupa además la presidencia del Grupo de Trabajo de Mujeres del COPA-COGECA, donde trabaja estrechamente con Jerónima Bonafé Ramis, vicepresidenta segunda del COPA-COGECA y presidenta de la Asociación de Mujeres de Cooperativas Agro-alimentarias de España, AMCAE.

En otra visita a explotaciones, el grupo de españolas conoció la explotación láctea que el presidente de la cooperativa Norrmejerier, Göran Olofsson, tiene en el distrito de Ånäset. Explotación de vacuno de leche con tres líneas de producción dedicadas a la elaboración de mantequillas, quesos y leche para el consumo, así como de cereales para alimentación animal.

La cooperativa Norrmejerier cuenta con una producción 200.000 millones de litros de leche y una plantilla de 14 personas, compuesta por 7 mujeres y 7 hombres. Su consejo rector está formado por 8 miembros, 37% de mujeres en el mismo. Trabajan firmemente por la sostenibilidad ambiental, así como para incentivar la participación de jóvenes en el sector, realizando sondeos periódicos. La pertenencia al territorio, a la tierra y a sus orígenes es la motivación para que los hombres y mujeres jóvenes se dediquen a dar continuidad al sector y a contribuir a paliar los efectos de la despoblación de los núcleos rurales.